Rebabas, II

Capricho 55 de Goya - REBABAS II

El dudoso arte de hablar y escribir atropelladamente, sin atender realmente a lo que estamos diciendo, ha alcanzado tal grado de perfección en nuestros días que nos hemos visto obligados a inventar las redes sociales.

* * *

No puedo resistir la tentación de preguntarme, en ocasiones, cómo es posible que siga habiendo gente, yo mismo, empeñada en mantener todavía la compostura.

* * *

En esta guerra moral que nos ha tocado vivir, me resulta mucho menos peligrosa la verdad siempre clásica del malvado que las nunca renovadas mentiras del virtuoso.

* * *

La saludable costumbre de ceder ante algún que otro arrebato que me haga blasfemar contra todo lo que se menea me causa tanta liberación, que no concibo cómo puede haber gente que practique las frustrantes recetas de felicidad que proponen los libros de autoayuda.

* * *

No existe mayor impostura que la de haber comprendido lo que sucede y seguir empeñados en fingir que ponemos nuestro granito de arena en este gran simulacro de progreso y bienestar.

 

Anuncios

Rebabas

SUBIR Y BAJAR. Capricho de Goya

Hoy me siento Casandra. Está claro que han de venir tiempos peores. ¡Ay de aquella persona de educación media, cultura refinada y temperamento moderado que no aprenda a deshacerse de ellos, empequeñecerse, rebajarse, barbarizarse y sobrevivir!

* * *

 Tres estrategias programáticas para tiempos oscuros: la mordacidad, la arrogancia, la indiferencia.

* * *

 He enterrado en lugar inaccesible la más invalidante de mis debilidades: la esperanza.

* * *

 Convencido de la inutilidad de todo argumento, asqueado de discutir, cansado ya de tanto buscar razones, opiniones y motivos, pero incapaz a la vez de quedarme en silencio, he optado finalmente por la boutade, el insulto y el gargajazo.

* * *

 Piensa uno en la casta política de este país y deja de ser el tipo mesurado que siempre se preció de ser. Sin duda (está tentado de afirmar en esos momentos) el genocidio del político es la Solución Final.

 * * *

 ¿Nuestra guerra civil dice usted, caballero? Sí, sí, es verdad… Se comprenden muchas cosas…

 * * *

 Tengo un consejo que dar a quienes estén desesperados por la situación laboral: no desesperen. Siempre habrá profesiones con futuro: la de sicario, por ejemplo.

 * * *

 Enciendes la televisión, consultas tu correo electrónico, lees el periódico, te abres el facebook, escuchas a alguno de nuestros representantes políticos… y añoras el paroxismo febril de una sociedad que haga posible otro Robespierre.

 * * *

 Ventajas de la infancia. ¡Qué suerte la del niño cabreado! ¡Cómo envidio esos momentos de desahogo en los que podíamos, con unos simples puños, descargar toda la rabia, la frustración, los desengaños y el fracaso que habíamos ido acumulando desde la última peleíta callejera! ¡Partirse de vez en cuando la cara con alguien, a puñetazo limpio, tener esa oportunidad, y que todo quede impune!

* * *

 Lo admito. La actual beligerancia de mi ánimo raya en ocasiones en lo ridículo. Es cierto. Tiene usted razón. Lo acepto sin esfuerzo. Pero ni siquiera los momentos más furibundos me avergüenzan tanto como el paparrucheo pacifista de mi juventud.